Los tipos de hoteles pueden variar según su ubicación, la infraestructura del establecimiento o el servicio brindado. Un vacacionista busca alternativas distintas a las de un huésped en viajes de negocios.

Las empresas hoteleras han buscado siempre ofrecer utilidades acordes a las necesidades de cada cliente, es por ello que existe una diversidad de tipos de hoteles pensados para toda clase de cliente.

Uno de los elementos principales a considerar al momento de planificar un viaje, es encontrar el lugar más adecuado para hospedarnos. Entre otras características, debe contar al menos con una habitación cómoda con cama para descansar, un lugar donde poder asearnos y los servicios básicos de electricidad y agua.

Hoteles Urbanos o de Ciudad

Están ubicados en las ciudades o áreas metropolitanas, ya sea en los centros históricos de las ciudades, en zonas de negocios o zonas comerciales. Los servicios de estos hoteles varían según la categoría de cada uno y están enfocados tanto al turismo como al alojamiento en los desplazamientos de negocios. Algunos de estos hoteles se han construido pensando en personas que buscan disfrutar tanto servicios de habitación, instalaciones deportivas y toda clase de detalles que llenen las expectativas del turista, así como restaurantes de alta cocina.

Hoteles de aeropuerto

Ubicados en las cercanías de las terminales aéreas, especialmente cuando éstas están alejadas de los centros urbanos a los que sirven. Sus clientes son por lo general pasajeros de tránsito y tripulaciones de líneas aéreas. Una característica de este tipo de hotel es que sus estancias por lo general son muy reducidas, siendo muy habitual.